Reflotación de empresas en crisis

La competitividad es cada vez mayor, los márgenes se reducen, los mercados experimentan una continua y profunda transformación, que a veces provoca desorientación para desarrollar estrategias de adaptación al cambio, porque muchas veces es difícil analizar la situación cuando se está inmerso en ella. La empresa pierde competitividad y entra en pérdidas y poco tiempo después empiezan las dificultades financieras. Si no se actúa rápidamente la situación de crisis se extiende y el negocio se convierte en una situación angustiosa. Lo peor que se puede hacer ante una crisis, es no hacer nada. El tiempo de reacción suele ser un factor clave.

Es cierto que las situaciones de crisis interna propician el cambio, ya que no es posible cambio sin crisis, pero los periodos de crisis no pueden afrontarse siguiendo los mismos criterios y métodos de gestión que fueron válidos en una situación de estabilidad y crecimiento. Por eso resolver una crisis empresarial requiere una asesoría especializada, una gestión personal, rápida, muy confidencial, y a la medida de cada cliente, prestada por profesionales, que pueden actuar como consultores, asesores externos o como gestores interinos, con capacidad, experiencia y conocimientos específicos en gestión de crisis para utilizar las diferentes estrategias de reflotación, dependiendo del grado de crisis en que se encuentre la compañía, pero con la necesaria visión y gestión global del problema, y la capacidad de dirigir el proceso de cambio creando el clima de superación adecuado para implantar un plan estratégico adaptado a las características y posibilidades de cada empresa, con el objetivo de conseguir los resultados que quieren los accionistas.

A requerimiento del cliente, asumimos el liderazgo del proyecto, gestionando íntegramente la empresa, con carácter interino o permanente, colocando un “primer ejecutivo” que controla permanentemente el proceso desde la función ejecutiva que realiza, nos responsabilizamos de los resultados finales y seleccionamos el equipo de gestión que dirigirá en el futuro la compañía.