Concurso de acreedores

Las técnicas de reflotación deben plantearse preferentemente fuera del procedimiento concursal. Sin embargo hay determinadas situaciones en las que es conveniente o inevitable, solicitar el concurso de acreedores. En este caso, previo análisis de la situación y de la responsabilidad en que pueda incurrir el Administrador por la insolvencia, planificaremos el proceso de la forma más adecuada para defender los intereses de nuestro cliente durante el procedimiento concursal, pudiendo asumir la gestión interina de la empresa en crisis, dando todo el asesoramiento legal necesario.

Nuestras áreas de actuación más comunes son:

Planificación y gestión de procesos concúrsales y defensa letrada de directivos.

Preparación del plan de viabilidad y de la propuesta de convenio, y dirección de la negociación para conseguir las adhesiones necesarias para su aprobación.