Browsing articles in "Gestión de PYME"
abr 10, 2015

La estrategia en la PYME

Para decirlo de una forma sencilla, la estrategia indica el camino, la forma, como la empresa va a conseguir sus objetivos.  Estos objetivos pueden ser: crecer el x % anual, mejorar la rentabilidad, entrar en nuevos mercados, etc.

La definición de la estrategia pasa por un análisis de la empresa, del mercado y de la competencia, para detectar alternativas de acción que permitan mejorar la posición competitiva, y finalmente poder elegir la mejor entre las posibles.

Esta elección comporta fijar unos objetivos a conseguir por la empresa, en un plazo definido, y determinar que medios va a emplear para alcanzarlos y como los va a financiar, en caso necesario.

Pero además, y esto es clave, la estrategia también sirve para alinear a toda la organización hacia la consecución de los objetivos fijados.

¿Cómo se consigue esto? Pues utilizando el cuadro de mando integral, que es una herramienta que sirve para comunicar, ejecutar y controlar la estrategia, ya que permite crear indicadores y objetivos en todas las áreas funcionales de la empresa y a todos los niveles organizativos.

El cuadro de mando integral hace visible el negocio, pues sirve para controlar la ejecución de los planes de acción y con su seguimiento, permite poder actuar de inmediato en caso de desviaciones que deban ser corregidas.

El hecho de poder fijar objetivos para todos los integrantes de la organización, permite no solo alinear a las personas con los objetivos de la empresa, sino también motivarlas, a través de un sistema de retribución variable ligado a la consecución de esos objetivos.

Evidentemente, antes es preciso comunicar y consensuar estos objetivos con el personal y para ello la comunicación interna bidireccional es imprescindible

El objetivo final que busca la estrategia es obtener ventajas competitivas que sean percibidas por el cliente y que se puedan mantener el mayor plazo de tiempo posible.  Es decir, en definitiva lo que busca, es diferenciar el producto/servicio en el mercado de forma que sea más deseado y preferido por el cliente, que los de la competencia.

¿Es necesaria la estrategia para la PYME?  Rotundamente si.           Es necesario tener una estrategia claramente definida y que conozca toda la organización, por que lo contrario da opción a una única alternativa: improvisar sobre la marcha y competir en precio (cada vez mas bajo) mientras la caja aguante.

Juan Ramón Moya
Barcelona: 93 228 78 14
www.jrmoyayasociados.com

Gestión económica y financiera asignatura pendiente de las PYMES

En un entorno tan competitivo como el actual, la gestión económica y financiera es vital para asegurar la supervivencia de cualquier empresa, y es en el caso de las pymes donde adquiere una importancia especial, por los pocos recursos que la mayoría de ellas dedican a este menester.

Una mayoría de pymes, especialmente las de pequeña y mediana dimensión dentro del grupo, focalizan su atención y sus recursos en las ventas y en la producción, siguiendo este orden de importancia. La gestión suele ser intuitiva y se improvisa sobre la marcha.
Pero lo cierto es que esta actitud provoca una debilidad muy grave en la gestión de la pyme, ya que la tesorería es el combustible que mueve la organización, y precisamente por ser un recurso escaso, debe ser administrada correctamente.
Vender a cualquier precio suele ser otro error grave, ya que muchas veces por la presión de la competencia, se hacen campañas, promociones y descuentos a clientes importantes que rebajan el margen y a veces lo eliminan completamente. El control del margen debe ser una prioridad que ha de estar por encima de la necesidad de vender, porque si hay que vender perdiendo dinero es mejor no vender.

Planificar la tesorería a corto y medio plazo permitirá gestionar los sobrantes y los déficits, y dará tiempo para poder negociar con la banca la obtención de nuevos recursos en caso necesario.
Controlar la rentabilidad del negocio con la ayuda de herramientas como software de gestión, el cuadro de mando integral y la contabilidad de costes, para conocer la rentabilidad por producto, cliente y punto de venta es imprescindible para que el empresario sepa donde gana y donde pierde y pueda tomar decisiones objetivas.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es cuando se decide invertir, por ejemplo, abriendo nuevos puntos de venta, exportar a otros países, comprar maquinaria nueva, etc., ya que a menudo estas decisiones se toman de forma intuitiva y se ejecutan improvisando sobre la marcha, sin analizar la realidad con las herramientas adecuadas para ello, como puede ser un plan estratégico que contemple las acciones a realizar, los objetivos a alcanzar y que determine y cuantifique previamente, los recursos necesarios y la forma de obtenerlos, permitiendo así el control de su ejecución.

Pero es que además con una información económica y financiera adecuada a la necesidad de cada pyme, el empresario podrá ir abandonando la toma de decisiones intuitivas, e ira profesionalizando su gestión para poder controlar el riesgo de su negocio de una forma más objetiva.

Externalizar la gestión económica y financiera es una buena opción para las pymes, ya que les asegura una gestión profesional, a la medida de sus necesidades y a un precio asequible. Por otro lado esta inversión la recuperan con rapidez con la mejora de los resultados que obtienen.

Juan Ramón Moya
Barcelona: 932 28 78 14
www.jrmoyayasociados.com